FEPALC exige proteger a lxs periodistas colombianxs durante las protestas

En los últimos días 13 personas fueron asesinadas en las protestas contra la brutalidad policial, un número que trasluce la situación del estado de derecho en ese país y la vulnerabilidad en la que viven millones de personas. Tanto la Federación Internacional de Periodistas (FIP) como la Federación de Periodistas de América Latina y El Caribe (Fepalc) exigen que el Estado colombiano cumpla su función fundamental: cuidar la vida de sus habitantes.

FEPALC exige proteger a lxs periodistas colombianxs durante las protestas

Las múltiples descargas eléctricas de la pistola policial Taser que provocaron la muerte del estudiante Javier Ordóñez desencadenaron también una ola de hartazgo y repudio que recorre toda Colombia desde el pasado viernes y expresa cómo viven millones de colombianxs en uno de los países con peores índices de violencia institucional de la región. En esas manifestaciones contra la brutalidad, que fueron reprimidas por la Policía Nacional y cuyos videos inundan hoy las redes sociales, 13 personas fueron víctimas faltes del abuso de poder y la falla estructural de las fuerzas de seguridad de un país que sólo en 2020 ha registrado varias masacres en distintos puntos de su territorio.

Ante la represión, la presidenta de la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), Zuliana Lainez, señaló: “Desde la FEPALC repudiamos la actuación de la Policía Nacional contra trabajadores y trabajadoras de prensa durante la cobertura de la legítima protesta en Colombia. Demandamos que esto no quede impune y urgimos a implementar protocolos que garanticen a nuestros colegas realizar su trabajo en condiciones seguras”. La dirigente añadió que “es inaceptable que agentes policiales en este tipo de actuaciones no porten su identificación en un lugar visible, como lo han denunciado nuestros colegas. La cobertura del derecho a protesta es elemental para afirmar derecho a la información de la ciudadanía”.

Por su parte, la organización afiliada de FIP en la nación Sudamericana, la Federación Colombiana de Periodistas (Fecolper), se dirigió en Twitter a la Policía Nacional mientras se sucedían los hechos: “Policia de Colombia solicitamos respeto por el derecho a informar. Reportero de De Pasillo se identifica y explica que está haciendo trabajo periodístico. ¿Por qué se impide su trabajo y se le maltrata? Reprochamos ataques a la libertad de prensa”.

A raíz de su monitoreo de años sobre la situación de la prensa en Colombia, y particularmente sobre los casos de violencia institucional que allí se suceden, la FIP entiende que cuidar la vida de lxs colombianxs y lxs trabajadorxs de prensa que reportan en el país es la mejor manera de respetar el derecho a la vida y el derecho a la libertad de prensa.