Por qué los gobiernos deben ratificar el Convenio 190 de la OIT

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y las Niñas, la FIP y su Consejo de Género piden a los gobiernos del mundo que actúen de manera responsable para erradicar la violencia contra las mujeres.

Por qué los gobiernos deben ratificar el Convenio 190 de la OIT

Según una encuesta de la FIP publicada en 2017, el 48% de las mujeres periodistas afirman que se han enfrentado a la violencia de género en su trabajo, mientras que el 44% ha sufrido acoso online.

La encuesta reveló que 2/3 de las mujeres que sufrieron violencia de género no lo denunciaron. De las que sí lo hicieron, el 85% aseguró que no tomaron medidas adecuadas contra los/as acosadores/as. Los resultados de la encuesta también mostraron que sólo 1 de cada 5 lugares de trabajo había adoptado medidas contra la violencia de género y el acoso sexual en el trabajo.

La lucha contra la violencia de género en el trabajo debe estar respaldada por políticas y procedimientos sólidos que castiguen a los/as agresores/as de las mujeres y que transmitan un mensaje de clemencia de que hay una tolerancia cero con la violencia de género en las salas de redacción“, ha dicho la presidenta del Consejo de Género de la FIP, María Ángeles Samperio. “La ratificación masiva del Convenio 190 de la OIT sobre el acoso y la violencia en el mundo del trabajo por parte de los gobiernos mundiales es clave para lograrlo“, ha añadido.

El convenio prohíbe la violencia contra las mujeres en el trabajo, incluido el abuso en línea, y la convierte en un problema de salud y seguridad. Una vez ratificado por un país, obliga a los empleadores de los medios de comunicación a garantizar un lugar de trabajo seguro y a proporcionar un mecanismo sólido para que las mujeres periodistas presenten denuncias y estén protegidas cuando sean objeto de abusos.

La FIP lamenta que sólo Uruguay, Fiji y Argentina hayan ratificado el convenio hasta ahora. La federación insta a sus afiliados a unir sus fuerzas con el movimiento sindical para empujar a los gobiernos a dar pasos firmes hacia la ratificación. La FIP también advierte del efecto generalizado del abuso en línea contra la libertad de expresión y el bienestar de las mujeres periodistas, así como el pluralismo de los medios de comunicación.

Las mujeres de color y las LGBTQIA+ * son aún más atacadas.

El abuso en línea puede adoptar diferentes formas, desde la suplantación de la identidad de una cuenta hasta la persecución y espionaje, el intercambio de datos personales, la publicación de material sexual no consensuado, delitos de odio y los comentarios misóginos en redes sociales. Las mujeres de color y las LGBTQIA+ * sufren todavía más estos ataques.

La Federación insta a estas empresas a que adopten medidas inmediatas para prohibir los comentarios sexistas, racistas y abusivos en sus plataformas.

Nos preocupa que el nivel de respuesta de las redes sociales a las quejas de mujeres sobre el acoso online sea insuficiente y que sus llamadas políticas para erradicar el acoso y la violencia no sean efectivas ni sean realmente implementadas“, ha dicho el Secretario General de la FIP, Anthony Bellanger.

El Consejo de Género de la Federación ha redactado una guía con 8 recomendaciones para que las plataformas de redes sociales atajen de una vez este problema. El Consejo recomienda en particular que las empresas de redes sociales desarrollen herramientas de seguridad y privacidad como el bloqueo, el silenciamiento y el filtrado de contenidos. El personal de estas empresas también debe estar capacitado para identificar mejor los comentarios misóginos y abusivos, y se deben aplicar inmediatamente medidas de notificación y retirada.

Las mujeres deben poder presentarse y denunciar el abuso online sin temor a represalias y las redes sociales deben permitir y apoyar sus denuncias. Es hora de enviar un mensaje claro de que el acoso en línea no es parte del trabajo“, dijo Samperio.

* lesbianas, gays, bisexuales, trans, queer, intersexuales, asexuales y otros.