No a la impunidad: Es hora de poner fin a la negligencia judicial, la legislación abusiva y la ceguera de los gobiernos

No a la impunidad: Es hora de poner fin a la negligencia judicial, la legislación abusiva y la ceguera de los gobiernos

Con motivo del Día Internacional de las Naciones Unidas para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, que se celebra hoy 2 de noviembre de 2021, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y sus afiliados exigen a los gobiernos que dejen de hacer la vista gorda ante las agresiones a los/as trabajadores/as de los medios de comunicación y lleven ante la justicia a quienes les amenazan y atacan.

2 nov 2021

Noticias FIP
No a la impunidad: Es hora de poner fin a la negligencia judicial, la legislación abusiva y la ceguera de los gobiernos

Día Internacional de las Naciones Unidas para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas

Según las estadísticas de la FIP, más de 35 periodistas han sido asesinados/as este año en el ejercicio de su profesión, algunos/as fueron alcanzados/as por explosiones de bombas, otros/as fueron directamente asesinados/as a sangre fría.

En las redes sociales, los/as periodistas, especialmente las mujeres y los/as que representan a minorías étnicas o raciales o a la comunidad LGBTQIA+, son objeto de campañas de acoso que intentan silenciar su trabajo. Las amenazas de muerte y de violación, el “doxxin”, los abusos racistas y la suplantación de identidad han llevado a muchos/as periodistas a la autocensura, por no mencionar el daño psicológico que estos ataques dejan quienes los sufren.

En todo el mundo, se ataca regularmente a reporteros que informan sobre el terreno, se destroza su equipo de trabajo y se amenaza a sus familias. Los/as periodistas de investigación suelen pagar el precio más alto por investigar casos de blanqueo de dinero y de corrupción a gran escala.

Sólo 1 de cada 10 asesinatos de periodistas es objeto de una investigación adecuada.

La campaña de la FIP de este año se centrará, en particular, en Afganistán, Kosovo, México, Somalia y Yemen, países que han mostrado una deplorable falta de voluntad para investigar los ataques a los/as trabajadores/as de los medios de comunicación.

En Afganistán, 2021 ha sido el año más devastador para los/as periodistas que se recuerda. A medida que el nuevo régimen de los talibanes se consolida en el poder, los/as periodistas y trabajadores/as de los medios de comunicación han perseguidos/as, desde la capital, Kabul, hasta las regiones fronterizas, atrapados/as en el fuego cruzado y asesinados/as deliberadamente.

Entre 2010 y 2021, 87 periodistas afganos/as han sido asesinados/as en el ejercicio de su trabajo, y sólo en 2021, 13 periodistas y trabajadores/as de los medios de comunicación han perdido la vida. Solo se han resuelto 5 de estos casos y, bajo el régimen talibán, es poco probable que se haga justicia, a pesar de sus promesas de defender la libertad de prensa.

En Kosovo, 19 de los/as 20 periodistas serbios/as y albaneses/as desaparecidos tras la guerra de los Balcanes siguen sin resolverse. Además, en 2021 se ha producido una escalada de agresiones contra trabajadores/as de los medios de comunicación, y el país tiene uno de los índices de impunidad más altos de Europa.

México sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo. Quince años después de que el ejército del país iniciara la guerra contra el narcotráfico, los crímenes contra periodistas mexicanos/as y sus desapariciones se han multiplicado. La FIP ha documentado ya 7 asesinatos en 2021 y el nivel de impunidad en el país asciende al 95% .

Somalia sigue siendo uno de los países más peligrosos para los/as periodistas en África. Los/as funcionarios/as del Estado y un sistema judicial corrupto son graves obstáculo para la libertad de prensa. Además, numerosos periodistas han muerto en situaciones de fuego cruzado, en bombardeos, en atentados terroristas o en ataques selectivos. Desde 2010, 58 periodistas han sido asesinados/as, siendo el año más mortífero 2012 con 18 asesinatos. El nivel de impunidad sigue siendo inaceptablemente alto, ya que hasta la fecha solo se ha castigado a 4 asesinos/as. Sólo en 2021, la FIP ha registrado 20 casos de graves atentados contra periodistas, incluido el asesinato de un periodista en la región de Puntland.

En Yemen, 44 periodistas fueron asesinados/as entre 2010 y septiembre de 2021. Según el Sindicato de Periodistas de Yemen (YJS), afiliado a la FIP, ninguno de los/as autores/as ha comparecido ante la justicia. La ausencia de un poder judicial independiente y las inadecuadas condiciones de seguridad han dificultado aún más el número de muertes y las condiciones para informar, mientras que siguen produciéndose diariamente detenciones arbitrarias, agresiones y amenazas.

El presidente de la FIP, Younes MJahed, ha declarado: "Es hora de poner fin a la negligencia judicial, la legislación abusiva y la ceguera de los gobiernos. Una sociedad que deja libres a los/as asesinos/as y acosadores/as de periodistas no es una democracia. En nombre de nuestros/as colegas y amigos/as agredidos/as, amenazados/as o asesinados/as, de sus seres queridos que son testigos impotentes del amordazamiento deliberado de periodistas, en nombre de la libertad de los medios de comunicación y del derecho del público a saber, queremos justicia ya. Y queremos la verdad".
Impunidad